Skip to main content

Comunidad de Vida y Rehabilitación de Adicciones Juan XXIII

A pocos kilómetros de Concordia, el padre Daniel Petelín emprendió un proyecto para ayudar a los jóvenes a salir de la trampa de las adicciones.

El colegio de hermanas de la localidad de Estancia Grande es hoy “Comunidad de Vida y Rehabilitación de Adicciones Juan XXIII”. Con el compromiso del obispado de Concordia, la solidaridad sin medida de los entrerrianos y el aporte del Estado, este gran edificio se trasformó en un albergue para chicos que se acercan voluntariamente buscando ayuda. El Padre sabe, porque este modelo de rehabilitación ya se realiza en otras provincias, que la adicción no es el único problema que deben abordar, sino que el abrazo debe abarcar a sus familias y debe basarse en la recuperación de valores.
Me reconforta saber que soy parte de un Gobierno que está decidido a acompañar incondicionalmente estas iniciativas, me anima el diálogo apacible del padre que transmite esperanzas para aquellos que más lo necesitan. El compromiso del trabajo conjunto se hace inquebrantable cuando sabemos que hay gente que puede transformar un puñado de duras realidades.j