Bahl expuso las acciones para mitigar los problemas que provoca la bajante del río

El intendente Adán Bahl habló en el marco del Consejo Federal del Riesgo y Protección Civil NEA y CENTRO.
“Explicamos la situación de Paraná, que es similar a otras ciudades ribereñas; cómo afrontamos la coyuntura y de qué manera el Municipio ha resuelto este escenario en lo inmediato”, señaló.

La jornada se realizó este miércoles en el Centro Provincial de Convenciones (CPC), y fue impulsada por el Ministerio de Seguridad de la Nación.

Bahl explicó cómo se trabajó ante los problemas en la captación de agua, causados por la bajante más grave en los últimos 80 años. «Paraná es una ciudad de 300 mil habitantes y tenemos una producción de agua en dos plantas que captan el suministro desde el río Paraná. Una planta produce 8500 metros cúbicos por hora, la otra 1 millón 300 mil. Una de las plantas se provee del muelle grande, que es profundo y no tiene inconvenientes. La otra, del muelle más pequeño, donde sí hubo problemas», detalló.

En ese contexto, afirmó Bahl, «tuvimos que apelar a una solución transitoria, que nos permitiera garantizar el servicio de agua potable para ese 15% de paranaenses que se abastece de la Planta de avenida Ramírez». Esa obra consistió en la construcción de un embalse y la instalación de dos bombas para alimentarlo.

«El embalse tiene hoy una altura de 2 metros sobre el nivel actual del río y es una solución transitoria, mientras hacemos todo lo necesario para el traslado de la bomba al muelle profundo. Ya han llegado los caños y estamos en los preparativos para hacer su respectiva colocación. Es una obra de 45 días que, concluida, nos va a permitir independizarnos de la altura del río Paraná”, resaltó Bahl.

El presidente municipal indicó también que, desde el principio, se trabajó de manera articulada con el INA (Instituto Nacional del Agua) para prever y planificar estrategias.

«El cambio climático hace prever que en el futuro estas situaciones van a ser repetidas y que los extremos van a ser aún más complejos. El año pasado tuvimos una baja importante; este año ha sido aún más importante y las previsiones hacia adelante estiman que pueda ocurrir una situación más grave. Entonces, a las obras hay que hacerlas, son prioritarias”.

Durante su exposición, Bahl reconoció «el trabajo y el compromiso» de los técnicos y el personal de Obras Sanitarias, además de otras reparticiones de la Municipalidad, para que hoy «todos los barrios de Paraná puedan ser abastecidos de agua», indicó.

Por último, también destacó «la responsabilidad y la solidaridad ciudadana de los paranaenses», sobre todo de aquellos «sin inconvenientes en el servicio de agua, que respondieron al pedido del Municipio por un uso consciente y prudente del recurso, para que a nadie le falte un servicio esencial».

Luego concluyó: «Esta crisis hídrica es una enorme invitación a la reflexión plural en torno a la situación ambiental, a la sobre utilización de nuestros recursos naturales y fundamentalmente, un alerta roja sobre las conductas individuales en materia de consumo».